Rollo de espinacas con queso y salmón ahumado

img_20161018_063024

Ingredientes:

  • 1 Tarrina de queso cremoso 250 gr.
  • 1 Bolsa de espinacas frescas 300 gr.
  • 1 cucharada de eneldo
  • 4 huevos
  • Salmón ahumado

Elaboración:

Sacamos el queso de la tarrina y lo vertemos sobre un bol, le echamos una cucharada de eneldo y mezclamos bien.

Cocemos las acelgas al vapor durante 7 minutos.

Separamos las claras de las yemas y montamos las claras a punto de nieve y reservamos.

Precalentamos el horno 180°

Trituramos las acelgas junto con las yemas y vertemos las claras montadas que iremos mezclando suavemente con una  lengua o espátula para que no bajen.

Cogemos la bandeja del horno y la cubrimos con papel vegetal, echamos la mezcla anterior y la extendemos hasta que esté unificado y tenga más o menos 1,5 cm de grosor. Lo dejamos durante 10-12 minutos a 180° al horno con calor arriba y abajo.

Una vez cuajada la masa, la sacamos del horno y la dejamos enfriar unos minutos, cubrimos con papel aluminio y le damos la vuelta bien con otra bandeja, o en mi caso lo hice a mano con mucho cuidado.

Cubrimos la masa con el queso que teníamos reservado, vamos poniendo encima el salmón ahumado que cubra todo.

Hacemos un rollo, como con un brazo gitano, nos podemos ayudar con el albal. Una vez que tengamos el rollo lo cubrimos con film y lo dejamos en la nevera. Es mejor prepararlo de un día para otro.

Anuncios

Contramuslos de pollo al limón con pimienta

img_20161014_150726

Ingredientes:

  • 6 contramuslos
  • 1 vaso pequeño de vino blanco
  • Aceite oliva virgen extra
  • 1 cebolla
  • Pimienta en grano (10 uds.)
  • Pimienta molida
  • El zumo de 1/2 limón
  • Sal
  • Comino
  • Agua o caldo de pollo
  • Perejil para decorar

Elaboración:

Ponemos una cazuela a calentar con un poco de aceite, una vez caliente echamos la cebolla picada y dejamos que se vaya pochando, una vez que esté transparente añadimos los trozos de pollo y los doramos.

Cuando el pollo esté doradito echamos el vino blanco y el zumo de limón y dejamos que reduzca unos minutos, vertemos el caldo o agua sin llegar a cubrir (como un vaso), salpimentamos, ponemos una pizca de comino, los granos de pimienta y dejamos que vaya cociendo lentamente hasta que el pollo este en su punto.

Si queremos que la salsa sea un poco más espesa, podemos triturar la cebolla, quitando siempre los granos de pimienta.

Y ya podemos servir acompañado de lo que prefiramos.